VÍCTIMAS DE VIOLENCIA MACHISTA “Denunciar es duro, y cuando lo haces lo mínimo es que te traten con delicadeza”


Las víctimas de violencia machista tardan una media de ocho años y ocho meses en denunciar a su agresor o en pedir ayuda desde que comienzan a sufrir malos tratos y aunque los motivos de este retraso son muchos, el principal es el miedo que sienten hacia el agresor.

Un ejemplo de ello es el de Marian, que entiende que muchas mujeres víctimas de violencia machista se retiren del proceso judicial. “Yo misma lo he pensado”, reconoce esta mujer que, tras quince años de malos tratos, puso su primera denuncia en 2008.

“Yo fui la primera vez a los servicios de base y dije bajito:Necesito ayuda. Lo mínimo que pueden hacer es no hablar alto y preguntarme: ¿Qué te pasa? Pero no, todo fue frío, hablaban alto, no tienes intimidad, estás en un servicio de base donde al lado tienes una cola de gente para recoger empadronamientos. Me sentí muy mal”, lamenta. “Cuando una mujer viene a pedir ayuda, hay que tratarla con delicadeza, pero falta formación, empatía”, señala.

Puedes leer el artículo completo aquí: LEER ARTÍCULO COMPLETO